Terapia de cine intensiva

Quien alguna vez se asomó a la versión online del diario La Nación conoce una de las facetas más temibles de nuestra sociedad: los comentaristas. Una catarata de odio y resentimiento fluye debajo de cada nota, construyendo una muestra virtual del mundo hostil que nos plantea la vida diaria. Sin embargo, ese mismo espacio apocalíptico esconde una zona inmune al desprecio por el otro y el rencor. Como iglesia abandonada donde los demonios no pueden ingresar, un blog mantiene encendido un faro que guía hacia el refugio para las almas sensibles.

Cinescalas es un caso extraño cuyo destino parece estar ligado a la antítesis. Se mantiene vivo cuando el resto de sus compatriotas perecen frente al avance de las redes sociales. Fomenta la participación reflexiva de sus miembros mientras el mundo reclama instantaneidad. Subordina la imagen al servicio de la palabra en el reinado de la selfie. Instaura al cine como primer objeto de análisis pero escapa a los cánones de la crítica. Pero quizás su apuesta más arriesgada sea luchar por la sensibilidad en la dictadura del cinismo.

El viernes pasado el documental que recopila la historia del blog creado por Milagros Amondaray a través de entrevistas a sus participantes pudo verse por primera vez en Capital Federal. Gran parte de la comunidad -palabra que define y delimita en forma clara el tipo de interacción que se da en ese espacio- se acercó al aula mayor de la Universidad Nacional de las Artes (UNA) para verse reflejada en la pantalla. Un extraño a la génesis del blog –Milagros comenzó a escribirlo a raíz de una recomendación de su terapeuta frente a una crisis de ansiedad– puede encontrar en el título del documental un buen indicio: No estás solo en esto. Ese sentimiento de comunión recubre cada uno de los testimonios que su directora recopiló a la largo del país gracias a una campaña de financiamiento colectivo que consiguió superar los $20.000 necesarios para la producción independiente del proyecto. El cine y otros consumos culturales de quienes asiduamente participan del blog son el punto de partida para una experiencia profunda que incluye la introspección reflexiva como primer paso para luego arriesgarse a una apertura y puesta en común con un universo desconocido de lectores (y ahora espectadores).

Ese salto al vacío a la Thelma y Louise implícito en cada comentario del blog se inspira en la misma exposición a la que Milagros dio lugar al relatar el difícil momento que atravesaba. Un movimiento que parece haber sido fundamental para fomentar el comentario cinéfilo sobre la base de un análisis sobre la recepción personal un poco alejado sobre el juicio crítico a las películas en sí mismas. “El cine y la vida”, como lo define un miembro de la comunidad en el documental, o la posibilidad de compartir experiencias ligadas a momentos de soledad, inseguridad, pérdida y problemas psicológicos utilizando las historias que desde la pantalla se instalan en el corazón.

“Todos compartimos la misma sensibilidad”. Quizás allí radique la distinción de Cinescalas que analiza el documental. Para sus miembros el cine forma parte esencial de sus vidas, un compañero de emociones que a través de los años colaboró relatando historias a la construcción de su propia identidad. Para quienes transitan sus consumos culturales con esta intensidad ser vulnerable es más necesidad que defecto. Y el compartir con otros ese delicado espíritu un motivo de felicidad, aunque se exprese con lágrimas.

Según comentó luego de la proyección su directora, No estás solo en esto pronto estará disponible online en forma gratuita.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s