Alien for dummies

No recuerdo si el decálogo del buen escritor aconseja mantenerse alejado de los sentimientos profundos. A lo mejor el texto indicaba todo lo contrario: avivar las llamas para que surjan sentencias imborrables que tomen por asalto la mente de los impávidos fanáticos de trompos. Si tuviera la capacidad de manejar mis sensaciones con tanta facilidad un yo recortado en cartón tamaño real los recibiría en la entrada de cada librería. Por suerte para todos -un programa del gobierno nacional que debería ser implementado cuanto antes-, eso no sucederá en el corto plazo.

Estoy enojado. Decepcionado, diría mejor. Uno de los problemas de la pasión es su alta probabilidad de encarnar en los objetos menos adecuados. Los hinchas de River entienden de lo que estoy hablando. En este caso no es el Chori quién alimenta mis penas sino la última película de Ridley Scott, Prometheus. Como parte de ese universo que puede ver los bodrios más insospechados mientras transcurran en algún punto del espacio exterior, la precuela de Alien se me presentaba como una sabrosa zanahoria por delante. Sentado en la sala, minuto a minuto esa expectativa fue transmutando en una especie de incomodidad. Es posible que la superposición de anteojos necesaria para vivir la experiencia 3D haya colaborado con esa sensación, pero me inclino a pensar que la película dejó en mi interior algo que pugna por salir con todas sus fuerzas.

Si me apuran arriesgo una hipótesis: existen tres grandes grupos en el cine de temática espacial. En el primero entrarían las películas en que el conflicto se desarrolla sin que los factores extraterrestres tengan una función privilegiada. Apollo 13 es un ejemplo, Moon de Duncan Jones otro. Los dos conjuntos restantes comparten en común la característica inversa: los protagonistas se encuentran, ya sea en forma de invasión o como parte de una búsqueda, con un otro extraterrestre que modifica radicalmente el presente y amenaza el futuro de la humanidad. En el primer caso, un elemento inanimado constituye una amenaza apocalíptica –segundo grupo-, típicamente un asteroide al que John McClane es llamado a desarticular (Armageddon). El último grupo contiene los relatos del encuentro con una especie inteligente a la H.G. Wells y sus marcianos de La Guerra de los Mundos. En los dos casos la acción transcurre en la confrontación entre dos elementos, uno ajeno a nuestro mundo, por lo que nos vemos obligados a asumir que al menos una especie inteligente enfrentará un problema con un otro desconocido.

Hasta acá nada demasiado revelador. Es más, se me ocurren algunas películas que tensionarían esta división tríadica pero he decidido ignorarlas porque asumí el compromiso de publicar algo que no sea una reseña de un concierto de Flopa y Minimal. Para escudarme de futuras críticas, convengamos en que es una hipótesis de trabajo abierta a correcciones. El condimento novedoso, el ají de la mala palabra que aporta Prometheus radica justamente en la dificultad para incluirla en cualquiera de estos grupos. En una primera mirada parecería un ejemplar del último tipo: el relato del encuentro con una especie extraterrestre hostil. Para asegurar esta lectura, a Ridley Scott y su guionista losteano Damon Lindelof parece habérseles ocurrido aprovechar un 2×1 e incluir otra especie más proveniente de una galaxia muy muy lejana (cierto, íntimamente relacionada con la humana, pero en la estructura del relato funcionan como tres distintas).

El problema no es la ausencia del conflicto motivado por un encuentro cercano del tercer tipo. Eso está. La razón por la que Prometheus no encaja en estas categorías es la ausencia de un mínimo rastro de inteligencia en sus protagonistas humanos. Un espectador promedio, de ser descubierto por la ciencia, no podría pasar por alto la total falta de criterio que circula entre los pasajeros de la nave. Nada explica sus motivaciones, ni siquiera el halo teológico que aplasta el relato a cada segundo. El origen, la vida eterna, el más allá, la fórmula de la Coca-Cola, todo parece dar lo mismo. La profundidad filosófica prometida se desintegra apenas finaliza la secuencia inicial para dar paso a una serie de gags (no) intencionados. A cada paso dan ganas de gritarle a la pantalla “¿POR QUÉ?”: ¿Por qué nadie desconecta al robot que sigue órdenes oscuras? ¿Por qué el marido de Shaw se comporta como un adolescente despechado y solo recobra la coherencia al inmolarse? ¿Por qué el capitán negro es el estereotipo de basquetbolista con conciencia racial que toca blues y quiere encamarse con la chica difícil? ¿Por qué la tripulación es un crisol de razas sin pasado? ¿Por qué las elecciones de los personajes son tan inexplicables? ¡¿POR QUE?!

“Oh, está cautivada”

Quizás no logro reflejar el nivel de idiotez que alcanzan las acciones de los personajes. Podrían sospechar que el rencor nubla mi interpretación, por eso no les pido que confíen en mí sino en el único ser dotado de la fuerza y capacidad de análisis a la altura de estas circunstancias: Hulk. Dejemos que Bruce Banner también se enoje y nos ilumine:

THE ENTIRE FILM (LAST HALF ESPECIALLY) IS UNHAPPY MESS OF CONTRADICTIONS. ALL THE CHARACTERS MANAGE TO BECOME THESE BIPOLAR NIGHTMARES. IN WHAT FEELS LIKE A DECISION THAT’S ALREADY FAMOUS, THE TWO SCIENTISTS GO FROM BEING AFRAID OF THEIR OWN SHADOWS TO PETTING DANGEROUS VAGINA SNAKES. AND THEN THERE’S MAIN SCIENTIST GUY WHO GOES FROM REASONABLE AND EXCITABLE TO BEING A DRUNKEN SOURPUSS WHEN HE DOESN’T GET TO TALK TO ALIENS AFTER, LIKE, FIVE SECONDS OF BEING ON THIS PLANET. (…) HULK COULD GO ON WITH THIS STUFF, BUT THE SAD TRUTH IS THAT EVERY CHARACTER DOESN’T MAKE SENSE AND PRETTY MUCH SUCKS.

TODA LA PELÍCULA (ESPECIALMENTE LA ULTIMA MITAD) ES UN ENJAMBRE POCO FELIZ DE CONTRADICCIONES. TODOS LOS PERSONAJES LOGRAN CONVERTIRSE EN ESTAS PESADILLAS BIPOLARES. EN LO QUE SE SIENTE COMO UNA DECISIÓN YA FAMOSA, LOS DOS CIENTÍFICOS PASAN DE SENTIR TEMOR POR SUS PROPIAS SOMBRAS A DOMESTICAR PELIGROSAS SERPIENTES-VAGINA. DESPUES ESTÁ EL CIENTÍFICO PRINCIPAL QUE PASA DE SER SENSATO Y EXCITABLE A SER UN BORRACHO AMARGADO CUANDO NO LOGRA CONVERSAR CON LOS ALIENS DESPUÉS DE HABER PASADO COMO 5 SEGUNDOS EN EL PLANETA. (…) HULK PODRÍA SEGUIR CON ESTO PERO LA TRISTE VERDAD ES QUE CADA UNO DE LOS PERSONAJES NO TIENE SENTIDO Y APESTA.

La escena del encantamiento de aliens no tiene desperdicio, tanto que probablemente fuera un extra de Spaceballs. Recomiendo leer todo el análisis de nuestro héroe verde y el intento por rescatar a Lindelof de su propia lógica. Mientras, Prometheus va camino a convertirse solo en la excusa para una serie de secuelas que nunca deberían haber tomado la falta de inteligencia como motivo. Por suerte, algunos aún tenemos fe (en Nolan).

Anuncios

6 comentarios en “Alien for dummies

  1. jajaja! Me resulta aun más gracioso que el tag de Inteligencia esté al lado del de Prometheus. Comparto todos los por qués, y hay más, tantos más!
    Mínimamente podrían haber terminado con el pseudo-primer humano de manera que se solape con Alien I. ALGO deberían haber hecho bien! Ni siquiera eso…

    Me gusta

    1. Justo a vos te necesitaba! Voy a cometer ese pecado q tanto te agrada y preguntar: en una atmósfera como esa (con el temita del oxigeno), ¿funciona igual un lanzallamas? Otro por qué más.

      Me gusta

      1. ahí afuera estimo que no, si al menos lo hubieran hecho adentro del micro clima! Igual debería ver con detalle esa parte en la que dicen en dos segundos de qué está compuesta la atmósfera (sí, porque eso puede hacerse en dos segundos… supongamos que en ese año tan lejano sí, así que dejémoslo pasar). Pero sin oxígeno, no debería funcionar (salvo que además de tirar los gases de combustión tiren el oxígeno… que no estaría nada mal como opción).

        Me gusta

  2. Vos decís q el propio lanzallamas tiene oxígeno incorporado? Sería un desarrollo demasiado específico para una nave que no tiene ni un misero misil y solo puede jugar a los autitos chocadores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s