Desinformando en salud

No soy mujer, pero imagino lo difícil que sería ir a una farmacia a comprar una pastilla del “día después”. El “que dirán”, la poca información y las acusaciones judiciales por ser un “método abortivo” generan un contexto poco propicio para que una sociedad conservadora la adopte. Todavía más complicado debe ser para quien no posee los medios para comprarla, suponiendo que conozca su existencia y el carácter gratuito con el que, a pesar de todo, se otorga en hospitales.

No es cuestión de pedirle peras al olmo, pero cuando Minuto Uno titula “Podrían vender la píldora del día después, bajo un cuestionario informativo”, la confusión esta a la vuelta de la esquina. No es solo el hecho de que la píldora efectivamente esté a la venta, sino que la elección del título, como en otros casos, connota aspectos supuestamente negativos vinculados con la planificación reproductiva.

Al margen de que un farmacéutico este o no capacitado para informar adecuadamente a quien compra un anticonceptivo de este tipo, promover un cuestionario obligatorio que reemplace la falta de campañas de difusión previas se convierte en un nuevo obstáculo a sortear para quienes la necesitan.

El acceso a la información es un eje fundamental en la implementación de cualquier política, aún más las destinadas a la reducción de embarazos no deseados y sus posibles consecuencias, siendo condición previa para el ejercicio de una verdadera libertad de elección y una mejor calidad de vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s